INACIPE Instituto Nacional de Ciencias Penales

25-mayo (10 a 14 hrs) | CDMX

PONENTES


Michael W. Chamberlin


Subdirector del Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios


Katia Cecilia Ornelas Núñez


Experta en Justicia Restaurativa


José Miguel Edgar Cortez Moralez


Investigador del Instituto Mexicano de Derechos Humanos (IMDH)


Juan Carlos Gutiérrez Contreras


Director General de Idheas, Litigio Estratégico en Derechos Humanos A.C.


María Olga Noriega Saénz


Investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE)


Isabel Miranda de Wallace


Presidenta de Alto al Secuestro A.C.


Ximena Antillón Najilis


Investigadora de Fundar, Centro de Análisis e Investigación


José Morquecho Sandoval


Coordinador de investigación de México SOS


Jesús Moreno Rogel


Director General de Atención a Víctimas de la PGR


MARÍA ELOISA QUINTERO


COORDINADOR DE LA MESA O FORO
PROFESORA-INVESTIGADORA DEL INACIPE

  • La procuración de justicia en México no está centrada en la víctima, señaló el antropólogo Michael Chamberlin subdirector del Centro de Derechos Humanos Fray Juan de Larios. Apuntó también que, el enfoque debería ser hacia la restitución de derechos.Por otro lado comentó sobre el caso de los desaparecidos, que se tipifica el delito, pero no se busca al desaparecido.
  • La procuración de justicia está colapsada. Para la investigadora de Fundar, Ximena Antillón, esto se debe a la poca actividad de investigación que pueden hacer los Ministerios Públicos (MP). Planteó que, en muchos casos, las autoridades piden ayuda en materia de investigación. Señaló también que en las mesas de interlocución es una buena práctica, impulsada por sociedad civil, porque es un ejercicio de rendición de cuentas. No obstante, en tales mesas las condiciones y jerarquías institucionales ejercen presión sobre los MP que, recalcó “son el eslabón más débil, y son los principales articuladores de revictimización”.
  • Construir un puente entre autoridades y víctimas fue la propuesta de Jesús Moreno Rogel, Director General de Atención a Víctimas de la PGR. Señaló que las víctimas no se acercan por desconfianza y porque se sienten revictimizadas. Propuso más empatía con la víctima, a no obligarlas a declarar. Otro señalamiento fue hacer procesos más humanizados en los que se notifique a la víctima de manera presencial y no de manera fría y deshumanizada (por ejemplo por teléfono) notificaciones sobre hallazgo de cuerpos u otras noticias sensibles.
  • Las víctimas no han tenido un papel en la procuración de justicia dijo José́ Miguel Edgar Cortez Moralez, Investigador del Instituto Mexicano de Derechos Humanos. Para el experto, el asesor jurídico debe garantizar los derechos de las víctimas. En el nuevo sistema el MP debe tener un plan a seguir, al no existir tal, la víctima desconoce plazos y formas. También, cuando las víctimas presentan pruebas, estas no son debidamente recepcionadas y eso frustra a las víctimas. Otra situación sensible es cuando las víctimas son notificadas sobre el hallazgo de restos, no lo creen, porque las áreas de investigación dan poca información a las víctimas sobre qué hacen y cómo lo hacen. Por último, generar otras instancias no gubernamentales que ayuden a las víctimas a tener una segunda opinión sobre sus casos.
  • Isabel Miranda de Wallace sentenció “¿No es muy tarde ya? Han pasado ocho años y todavía no termina la primera etapa de implementación del nuevo modelo.” Hay estados del país donde aún no llega el kit de implementación. Antes de saber quién fue el culpable hay que saber ¿qué pasó? Señaló que es un sistema de procuración deshumanizado, porque son expedientes, no historias de vida. No hay una cultura de parte del Estado para enseñar a la víctima cuáles son sus derechos. Los salarios de los MP son deplorables, situación que a veces los hace llegar a actos de corrupción. No hay autonomía en los Estados, ni fiscal, ni ministerial porque se atiende a las necesidades del gobernador en turno. La víctima debe tener acceso a cualquier instancia nacional o internacional que implique su caso.
  • Para la investigadora del INACIPE María Olga Noriega Saénz en los casos de violencia contra las mujeres, sobre todo en los MP hay procesos de revictimización. De acuerdo con el nuevo sistema, el MP tiene la obligación de hacer la investigación junto con la policía generando más carga de trabajo en las autoridades, situación que imposibilita la sensibilización de los MP. Por ello se necesitan equipos interdisciplinarios que ayuden al MP, porque no pueden ser todólogos, argumentó. Faltan victiminólogos, criminólogos, sociólogos, asesores en general, que ayuden y acompañen a la víctima.
  • Hay un total desconocimiento sobre el proceso de victimización, señaló la experta en justicia restaurativa Katia Cecilia Ornelas Núñez. También apuntó que hay poca investigación sobre el trauma en la víctima, ya que los delitos y la violencia impactan al cuerpo, la mente y las emociones. Esto usualmente se analiza desde procesos racionales y denosta las muestras de emociones. Dijo que la justicia restaurativa se sigue entendiendo como un símil de los mecanismos alternos de solución de controversias y no como un paradigma distinto al de la justicia retributiva. La justicia restaurativa debería ser un eje transversalizado en la procuración de justicia.
  • Luz y sombra de los Derechos Humanos en este país, apuntó el Coordinador de investigación de México SOS, José Morquecho Sandoval. Se han hecho reformas en favor de las víctimas, y éstas han planteado un nuevo paradigma donde el Estado se reconoce como garante de esos derechos. No obstante, este tránsito no ha sido traducido en ejemplos tangibles, ante la actual crisis de Derechos Humanos que vive el país, continuó. Su propuesta se centró en usar mecanismos que doten de capacidad a las instancias que fueron creadas para la atención a las víctimas de manera real, libre y transparente, así como otorgar autonomía constitucional a las autoridades de atención a víctimas.
  • Las víctimas prefieren certeza. Para el Director de Idheas, Juan Carlos Gutiérrez Contreras en muchas ocasiones, le es más importante a la víctima el acceso a la verdad, que la reparación del daño. Otro señalamiento fue, quitar el estigma de que la idea de la reparación del daño es sólo económica. Puntualizó que de los 59 asesores jurídicos federales para todo el país, pocos son los que están contratados por la Comisión Ejecutiva para la Atención a Víctimas (CEAV). Si se quintuplicara el número de asesores sería un primer gran logro de esta propuesta. Luego, afirmó que, actualmente la víctima no es sujeto de derecho en el proceso. No se atiende el protocolo homologado de desapariciones. Las víctimas tienen derecho a la atención inmediata, cosa que no ocurre. También hay problemas en la tipificación del delito por desconocimiento de los contextos. Las unidades de víctimas deben crear unidades de análisis de contexto y otras de análisis de riesgo. Casi al final de su intervención diciendo que “La CEAV no debería existir, si el MP hiciera su trabajo”. Además de que esta dependencia no tiene un órgano de control.
  • Se sumó a la mesa la Subprocuradora Sara Irene Herrerías Guerra, y replicó la afirmación de Juan Carlos, sobre “la CEAV no debe existir”. Dijo: “Hay que fortalecer a los MP en su trabajo y ser muy contundentes en el combate a la corrupción”. Recurrió al ejemplo de Tamaulipas en el que cada MP lleva 700 averiguaciones.