Universidad Iberoamericana

20-junio (10 a 14 hrs) | CDMX

PONENTES


Gilberto Higuera Bernal


Titular de la Subprocuraduría de Control Regional Procedimientos Penales y Amparo de la PGR


Juan Carlos Gutiérrez Contreras


Director General de Idheas, Litigio Estratégico en Derechos Humanos A.C.


Gilberto Santa Rita Tamés


Investigador de la Universidad Iberoamericana


Rodolfo Félix Cárdenas


Abogado litigante y Consultor en temas de Justicia


Ana Pamela Romero Guerra


Investigadora del INACIPE


Estefanía Medina Ruvalcaba


Asesora de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de Seguridad Pública


Óscar Manuel Soto Velázquez


Investigador del INACIPE


Jorge Arturo Gutiérrez


Secretario Académico del INACIPE


Javier Paz Rodríguez


Abogado postulante especialista en Derecho Penal, y Profesor de la Universidad Panamericana


José Héctor Carreón Herrera


Presidente del Consejo Directivo del Instituto de Estudios del Proceso Penal Acusatorio, A.C.


Gabriel Mauricio Flores



Nikolai Kovalev


Profesor del Departamento de Criminología, de la Universidad Wilfrid Laurier

  • El experto Gilberto Higuera Planteó que la creación de la fiscalía autónoma traerá cambios. Dijo, que si no hay una transformación en la investigación de los delitos, no podrá cambiar el modelo de procuración de justicia, ahí la relevancia de este tema. En las dependencias de procuración de justicia se ha trabajo con empirismo, sin una metodología y discrecionalmente. Este plan tiene sus resistencias porque implica control y seguimiento. Hay que aprender a estructurar la presentación de la teoría del caso, es decir, de los resultados de la investigación.
  • Juan Carlos Gutiérrez señaló que las propuestas de la CONAGO (Conferencia Nacional de Gobernadores) van en contravía de lo que estamos planteando La Consulta. Apuntó que no se puede hacer alusión a las víctimas, si no se atiende la Ley General de Víctimas, como sucede en la CDMX. Hay un diagnóstico de la falta de asesores públicos federales; además los jueces de control, Ministerios Públicos y policías, no conocen la jurisprudencia de la Corte Interamericana. Recalcó que es difícil el ejercicio de la Consulta ya que hay muy poco tiempo, porque apenas hace un año se comenzó. Por ello, no podemos hacer propuestas de cambio sin la investigación y evaluación necesaria, dijo.
  • Una descripción de los Derechos Humanos desde la academia fue el aporte de Gilberto Sant Rita También dijo que a un año de implementación es muy difícil cómo valorar e interpretar este modelo. El sistema inquisitivo cayó por las diligencias. Planteó que algunas técnicas de investigación son preocupantes, sobre todo aquellas en las que se extraen fluidos, muestras de cabello, de sangre, autorizadas por un juez de control, porque los operadores al no conocer del todo la ley, son incluso peligrosas en materia del cuerpo físico de los implicados.
  • El abogado litigante y consultor en temas de Justicia, Rodolfo Félix Cárdenas, propuso mpas capacitación para los operadores y equipos interdisciplinarios de investigación, agentes especializados y personal de apoyo, es decir, una reestructura interna. Sugirió que los MP que inicien las investigaciones, sean los mismos que las lleven ante el juez, ya que conocen el caso. También señaló que la defensa debe investigar por su cuenta y no a través de los fiscales, ya que es una facultad que le otorga la ley. Criticó la construcción de las carpetas de investigación donde se pondera la cantidad, el el engrose de la carpeta y no la calidad de la investigación..
  • Ana Pamela Guerra señaló que el modelo de investigación, es claro, es lógico y tiene sus roles de cooperación de armonización, etc; el problema es la cultura institucional, donde la investigación no es tan formal. Hay una hiperformalización, enfatizó. El informe policial homologado es una traba, por el tiempo que implica para el propio policía el llenado. Propuso, transitar a modelos más ágiles como en las carpetas de investigación. Los operadores creen que si siguen al pie de la letra un protocolo, no hay oportunidad de forjar criterios basados en los estándares internacionales,por ejemplo en cateos, en tomas de muestras o en los más diversos casos. Dijo hay disparidad en la métricas del modelo, porque hay exceso de poder en una sola figura: un procurador, un subprocurador, y los mandos medios. Si estos personajes no lo entienden o no les gusta, es muy difícil es llegar hacia abajo.
  • Estefania Rubalcaba recalcó que la investigación es el corazón del sistema acusatorio. ¿Qué es lo que vamos a llevar a las audiencias y qué vamos a hacer? cuestionó. Sobre los modelos de atención, dijo que la procuraduría es como un hospital, no a todos les vas a dar aspirina, no a todos los vas a operar. Tenemos que racionalizar de manera distinta la atención, planteó. Habló sobre la confusión ante las tareas del primer respondiente. Propuso hacer bases de datos interconectadas que permita vincular los casos de un estado con otro, servirnos de la tecnología. Por último, exclamó que si no diseñamos una estrategia seria al respecto de la corrupción, no vamos a cambiar..
  • Oscar Soto dijo que en México no se investiga, seguimos apostando a la investigación en flagrancia. Las 48 horas,solo se usan para integrar las carpetas de investigación. No hay debate profundo del hecho y solo se discuten formalidades de los formatos. Panteó que hay una “formatitits” en la integración del carpeta: La investigación no es una receta de cocina como lo han pretendido hacer los protocolos, que lo único que hacen es cumplir con los requisitos que tienden a una forma única y homologada de investigar; y esto no debe ser así. Dijo, no necesitamos conocedores en derecho, necesitamos investigadores, y una formación formal al respecto, criticando a las instituciones académicas que no los brindan. Propuso se hagan formulaciones de todas las líneas de investigación posibles, que es un abanico muy amplio, ya que solo se investigan delitos, y eso significa que debo encontrar culpables. Debemos generar investigaciones de cargo y descargo que brinden credibilidad social. Las instituciones siguen midiendo con estándares de producción, y no como un caso único, como deben ser las investigaciones.
  • La investigación no busca producir la prueba, planteó Jorge Arturo González. La prueba se produce en el juicio, cuando entendamos este cambio va a permitir desformalizar la investigación. Investigar no es crear una carpeta o un expediente, sino poder brindar información a quienes son parte del proceso. El sistema acusatorio lleva 10 años desde su primera implementación en el norte del país. Los jueces les piden información excesiva y lo hacen así por el modelo, no obstante, este debe ser empático y sensible a las problemáticas internas de los operadores, planteó..
  • Javier Paz abordó dos temas. Primero, la capacitación de operadores, no solo del MP y la policía. La cuestión de la capacitación va para los miembros del poder judicial y del foro de los abogados en ambas partes. No tenemos claro la cantidad y calidad de los cursos de los involucrados. Refirió al efecto Dunning-Kruger (sesgo cognitivo),para hablar del estatus actual de los operadores. Pensar si la capacitación es correcta, si los protocolos y cuerpos normativos son perfectibles. Detectemos si los protocolos están mal o son los operadores, es un tema de recursos para la capacitación. El segundo tema fue más jurídico. Habló sobre el éter copernicano para vincularlo al tema del auto de vinculación a proceso. Las caretas se están haciendo para generar vinculación a proceso, no para fijar condenas. Concluyó señalando que hay que formular acusación, más que imputación; este un error de diseño que hay que corregir.
  • Héctor Carreón indicó que el reto es que no se culpabilice a un auténtico inocente. Habló sobre la autonomía funcional del MP. Refirió al Artículo 214° del Código Nacional de Procesos Penales, siguiendo su vinculación con el 209°. Ahí aparece el principio de objetividad, es decir investigar lo que le afecta al indiciado o procesado pero también lo que le beneficia. Esto debe estar presente en la elaboración de las carpetas de investigación. Recalcó, es importante que el MP conozca el principio de legalidad procesal.
  • Gabriel Mauricio Flores, abordó el tema de los los servicios periciales. Planteó que hay una diferencia entre la vieja guardia y los que van ingresando: hay un empirismo total en los más veteranos. Propuso incluir perfiles que tengan rigor científico de acuerdo a cada una de las investigaciones. Dijo, hace falta más personal para las capacitaciones y también para las cuestiones operativas del sistema. La conducción desde el punto de vista pericial debe tener seguimiento en todo el proceso. La postura de servicios periciales es que aún hay mucho trabajo que hace.
  • Cerró la mesa el invitado internacional Nikolay Kovalev, profesor canadiense. Hizo una intervención respecto a la investigación comparada. Sobre el modelo de persecución penal, dijo, hay semejanzas entre México y Canadá, pero también muchas diferencias. Planteó que en Canadá hay un solo Código en materia penal, y este está basado en una ley única. La policía y los fiscales tienen un gran discreción de cómo y cuándo hacer los cargos. En definitiva, nadie le indica al policía cuales casos procesar y cuáles no, dijo. La oficina de los fiscales está totalmente separada de las oficinas de los policías, a diferencia de México. Por tanto, los fiscales no pueden influenciar a la policía en la investigación del delito. Esto, no excluye la posibilidad de que el policía se asesore con los fiscales debido a su propia formación, la cual es muy básica en términos legales. En Canadá los fiscales deben estar totalmente diferenciados de las funciones de la policía. Puede y debe haber comunicación entre ambas, pero no influencia entre ellas, porque son totalmente independientes.